Corrupción mayor en el TSJE de Tlaxcala de Héctor Maldonado

Por Alex Gómez


Primera de 4 partes
Desde la semana antepasada, ha estado circulando un volante digital del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) de Tlaxcala,  en el que se acusa el nada nuevo escándalo de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias y moches en la administración de Héctor Maldonado Bonilla, quien regresó a la presidencia del Poder Judicial, luego de obtener el amadrinamiento de la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros.


El ex marianista y hoy lorenista, es acusado en el documento digital de fungir como una “agencia de colocación”, donde impera el nepotismo, donde los “padrinos” te consiguen chamba sin tener experiencia o título universitario.


Asimismo, resalta el pago de bonos y aguinaldos, bonos extras, bono especial, arcón y pavo, más aparte los moches que piden, por realizar su trabajo, por realizar tu trámite.
Pareciera que la “revisión de perfiles” que prometió Maldonado Bonilla en su retorno al TSJE se realizó, pero a conveniencia de los recomendados.


Aunque su permanencia en el TSJE cuelga de un hilo y el final de su gestión como Magistrado presidente concluye en enero de este 2022, no hay poder humano que le exija la reparación de daño al patrimonio del Poder Judicial en al menos una docena de observaciones millonarias que le hizo el Órgano Superior de Fiscalización (OFS) y de las que curiosamente, han desaparecido las notas de ciertos portales de relaciones públicas digitales, porque periodísticos no son.


En la lista de beneficiarios o apadrinados por el Magistrado presidente, proporcionado a quien esto escribe, se encuentra el propietario de un medio de comunicación quien vende los cubrebocas, insumos, nebulizadoras sanitizantes, alcohol en gel y demás insumos con precios al doble de lo que se encuentran en el mercado y, además, señalan que hay productos que no sirven u omiten garantías. 


¿A usted le suena el nombre de la empresa Cursan S.A. de C.V.?, pues esta empresa fue una de las beneficiarias en la primera parte de la gestión de Maldonado Bonilla con contratos de poco más 2 millones de pesos y se dice que dicha empresa es de la ex magistrada Rebeca Xicohténcatl, quien inició su gestión como incondicional y después de ser cesada, le dio la espalda.


Les dejo una miga por si quieren indagar más a fondo: Licitaciones PJET/PLN/003-2019 y la PJET/LPN/005-2019. Y les dejo 3 nombres sobre la mesa: Alma Carina Cuevas Fernández, Ángeles Mendoza Arteaga y Jaime Montiel Coto. También del grupo de beneficiarios por la vía del nepotismo.


Quizá, estimado lector, lo que más ofende es el sueldo de $205,000.00 pesos mensuales que gana el magistrado Héctor Maldonado Bonilla y camarilla que viven del Poder Judicial, sin que la impartición de justicia llegue a aquellos que realmente la necesitan.


En los juzgados sigue el soborno para que los “asuntos” se agilicen, para las “copias”, para que los jueces resuelvan en favor de los que pagan más.
En 2018, una jueza a cargo de darle cauce legal a un accidente ocasionado por un chofer de la línea Flecha Azul y que mató a 6 personas por su irresponsabilidad, fue liberado y la jueza desoyó y desatendió las pruebas periciales presentadas, luego de recibir un soborno de algo así como 150 mil pesos, y después de haber sido denunciada al TSJE, Maldonado Bonilla, ignoró las demandas justas de los familiares de los fallecidos.


Tan hondo caló el caso en la conciencia social, que cuando el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez comentó el caso con Maldonado, éste se limitó a decir que si la jueza de control lo había liberado era su decisión, pese a que las pruebas señalaban estado etílico, mayor velocidad a la permitida en la zona y a las unidades de transporte público, conducción imprudente y peligrosa, sin menoscabo de los 6 fallecidos en el sitio del percance.


Así, el chofer que no contaba con licencia de conductor, que jugaba carreritas con otro de sus iguales con quien había estado “conviciendo”, sigue libre y a las víctimas, sólo se les resarció el daño con una suma no mayor a los $16,000.00 por familiar fallecido.


En la entrega de mañana hablaré nuevamente del TSJE, un cochinero interminable bajo el auspicio de Héctor Maldonado Bonilla, toca el turno de los Tecuapacho y los Herrera, después el Bernal y Corichi y para finalizar, los aprendices, los Nava y los Marchetti.

Comentarios